10 septiembre, 2014

Sistemas de complejidad emergente y Economía.


En 1996, Paul Krugman publica “La organización espontánea de la economía”. Alguna vez comenté en este mismo blog, que los llamados “Quants” eran seres especializados en estadística caótica y en simulación de modelos matemáticos, a través de algoritmos. Lo que interesa subrayar es que son también unos seres estudiosos de los temblores de Gea: sismólogos. Como el  personaje que  Deleuze describe en “Mil mesetas”: el profesor  Challenguer, “el mismo que consiguió hacer bramar a la tierra … y hacer temblar los estratos del juicioso Dios”.

Puede decirse, que son algo así como los científicos de los transitares al otro mundo estigio. Los científicos del Hades. Los economistas ya no son sociólogos de los medios de producción, sino matemáticos de los medios de financiarización. Ya no buscan comprender el porqué del valor metálico extraído de la mina de Plutón, sino que tratan de entender cómo la tierra tiembla con Poseidón.  O cómo el cielo se enrosca con Typhón, formando huracanes. Cómo tiemblan los mercados del capital plasma: capital de titularización, de activos estructurados, de ABS, de productos financieros derivados, etc. No son ellos, científicos de la Metalurgia sino estadísticos de la Semiurgia. No observan tribus, ni poblaciones, sino caravanas de nómadas y estampidas de ñus.

Paul R. Krugman, usaba la metáfora analógica de los huracanes para describir los procesos de depresión económica. Dice que la misma recesión de 1929-1933, “la madre de todas las depresiones económicas se presentó,..como un huracán…de la noche a la mañana”. Aunque reconocía por otra parte, que “nunca he dicho que la analogía fuera a ser perfecta”. Krugman intuye pero no ve. No se atreve a considerar una analogía perfecta porque no ha leído ni a Thom, ni a Prigogine , ni a Mandelbrot. 

Krugman roza el cielo cuando afirma que “la auto-organización no tiene por qué ser necesariamente algo bueno”.  Pero cae en el infierno cuando se refiere seguidamente, a que: “me parece de justicia acusar a la mayoría de científicos que se han ocupado de la complejidad…especialmente de esta falacia… que convierte a la auto-organización en una especie de meta mística”. Nos preguntamos si Krugman ve en Prigogine, una suerte de mística daliniana de la creación espontánea. Refiriéndose en su acusación directa, precisamente a: Prigogine y Stenger entre otros. Bueno, pues sí, Krugman ha leído a Prigogine…¿pero no a Thom, ni a Mandelbrot?

Krugman es duro, con aquellos que economistas que han intentado conciliar teoría de sistema caóticos emergentes y la ciencia social de la Economía. No es ninguna novedad: “es más cuando algunos pensadores han intentado aplicarla…han pasado sin pena ni gloria”. Pero por otro lado, afirma “desde las neurociencias a la física de la materia condensada, pueden ser útiles también en el campo de las ciencias económicas”.

¿De qué estamos hablando? De como dice el propio Krugman: “una teoría, del ciclo económico, no-lineal”. Yo me digo, que en realidad hablamos de espirales, de torbellinos, de turbulencias (en el sentido de Mandelbrot) provocadas por una especie de proceso de percolación lagunar (las tremas de Mandelbrot). La superficie del capital financiero (auto-diferenciado y no dialéctico) es precisamente una superficie porosa o un volumen agujereado. Una esponja de Menger (de Menger hijo, no de Carl Menger padre). Otro Carl, marx, decía que los modos de financiación viven a modo de poros entre la superficie de los modos de producción….como los daimones de Epicuro en el Olympo de los dioses de la polis.

Y Krugman dice, que han existido varios “intentos ..por meter la teoría de las catástrofes en el campo de las ciencias económicas (que) son de un gran primitivismo”. Me pregunto, ¿Krugman no se referirá al Cisne negro de Taleb, ni al mandala francés de Mandelbrot?  Por otro lado, Krugman dice que han sido olvidados, que “debo ser el único economista de mi generación que ha oído hablar de ello”. Es decir, Krugman pese a ello, ha oído y escribe de oídas.

O quizás se hace el sordo. De todos modos, él sí ha leído a Anderson (premio nobel de física) uno de los padres de la complejidad y de los sistemas emergentes. Krugman pone el ejemplo del H20: 
“se trata de grandes conjuntos en interacción, _ integrados por moléculas de agua, neuronas, bipolos magnéticos, consumidores_ manifiestan comportamientos colectivos muy distintos de los que cabría esperar de una simple agregación…”. ¿Estamos hablando de un sistema de unidades singulares, moleculares, que constituyen la molaridad de una masa de gas o moles, en régimen turbulento? Si fuera así, entonces estamos hablando del “capital gaseoso”.  Pero claro, Krugman pone como ejemplo, no un gas, sino un líquido como el agua: “Para Anderson el ejemplo más característico de propiedad emergente, es la liquidez del agua…” Claro, hubiese sido muy insospechado que Krugman pusiese como ejemplo, el movimiento browniano de las moléculas….por ejemplo. O el período de frecuencias entre inundaciones y sequías, en el delta del Nilo. Krugman no lee la Biblia, como Mandelbrot (efecto José y efecto Nohé).

Y es entonces, cuando Krugman (al igual que el propio Hayek) se enquistan en la “mano invisible” del mercado diseñado por Adam Smith. Han pasado muchos siglos, muchas teorías y muchos filósofos desde entonces. Dice así, Krugman: “Cuando Adam Smith escribe que el mercado conduce a los que en él participan como una mano invisible hacia un resultado que nadie perseguía ¿de qué nos está hablando sino de una propiedad emergente?”.

Y aquí me paro, pues ya hablé de ello en: 
http://filogestempresas.blogspot.com.es/2013/10/el-bazar-de-la-fortuna-frente-la-ley-de.html
http://filogestempresas.blogspot.com.es/2013/09/la-mano-invisible-y-la-mano-con.html

3 comentarios:

  1. Ver aquí, un Krugman actual en http://juanramonrallo.com/2014/09/krugman-a-por-una-nueva-burbuja/

    Cómo un Krugman hayekiano (que creia en la mano invisible de Smith, en los 90) se reconvierte en Krugman keynessiano:......................

    que ya piensa no ya "en la mano invisible" de Smith asociada al capital líquido o capital de producción, sino en la "mano con parkinson" propia del capital burbujeante: el capital gaseoso que dibuja curvas diferenciales. El Estado, siguiendo a keynes, debe emitir dinero de forma no orgánica (respaldada por la metálurgia del oro) sino inorgánica, a través de dinero-deuda. A través de endeudamiento burbujeante que no es política de producción, sino de financiación.

    Burbujas de gas, creadas por la pinza Estado y Banco Central, que a su vez generará información monetizable (semiurgia de señales codificadas y convenientemente algoritmizadas) en los parkest de capital-plasma. Krugman a lo largo de estos años, ha sustituido la "mano invisible" de Smith, por la Mano de un Estado con parkinson que emite dinero-gaseoso y genera un mercado, no de bienes de producción sino de activos titulizados (ABS, derviados, etc) propios del capital-plasma.

    La mano invisible ha sido sustituida por la mano-con-parkinson del capital-deuda para financiar el clientelismo de un Estado de Bienestar que se derrumba, Mano del parkinsosn estatal que genera a su vez, mercados movidos por la mano-de-un niño malo (los mercado fractales de Mandelbrot).

    ERSo

    ResponderEliminar
  2. Aprovecho para RESUMIR la Teoría del Capital que he venido desarrollando estos últimos años, tanto en mis libros como en artículos publicados en la red.

    Podríamos resumir los 4 tipos de desarrollo del capitalismo (teoría general del Capital) , o de sus 4 manifestaciones o estados o fases de fenomenología del capital, a través de la imagen-de-la mano:
    1) capital sólido: la mano-del-Rey solar, el rey-sol o el emperador-divino, con mano-de-hierro. Al que no le tiembla el pulso. Estamos en lo que Marx diría: sociedades de granero o sociedades pre-capitalistas. La época de Ceres, en el sentido clásico.

    2) capita líquido. La mano erótica de la naturaleza, de las cosechas, que ingfluye en el espacio-tiempo de los mercados, de las Ferias, de las transacciones comerciales por vía terrestre y por vía marítima. El burgo, centro de mercades, la plaza lugar de actividad económica. Los ciclos naturales de las estaciones marcan el ritmo de la economía. La matanza del cerdo, el momento de la cosecha, el momento de la siembre, el momento de recolección del vino, estación del nacimiento de crías del ganado, etc...las letras de Smith que duran 90 días (una estación de la físis)...la mano-de-Eros es la mano-de-un joven lleno de vitalidad, de plena energéia (la mano del mercado y su invisibilidad).

    3) capital gaseoso: la mano del Estado-como-anciano con parkinson. Perdió la fuerza determinativa del Rey-solar porque renunció a su tesoro más preciado y simbólico: el Oro (metal solar y divino). La inorgaicdad del dinero emitido por los Bancos nacionales de los Estados, y luego por los Bancos Centrales hace que el dinero no esté respaldado por el metal precioso: nace la emisióin inorganica de dinero y el capital-gas movido por un mano-del-Estado anciano con parkinson (el parkinson produce arrugas en el movimiento como si la fenomenología del dinero-deuda fuera dibujada por una curva del cálculo diferencial o llena de puntos de inflexión/arrugas diferenciasles de la tasa de interés).

    4) Última fase del Capital. El capital.plasma, movido por una mano-de-niño dios, pero dios-malvado o dios-juguetón, lleno de probabilidades (como en Leibniz) capaces de generar Harmonia (caos emergente). Los mandalas de Mandelbrot. La mano-del-niño malo. Los mercados de capitalplasma se comportan como "niños malos". Mandelbrot y Taleb.

    ResponderEliminar
  3. Cuando decía que el Krugman de la mano invisible (en los 90) se volvió keynesiano de la mano-con-parkinson (en los 2010), quería decir algo muy similar a lo que le leo al profesor Astarita. Él lo escribió en cursiva (porque recuerdo habérselo leído en otro artículo de hace años). He de decir que estoy de acuerdo sólo en esto, con el Dr. Astarita, cuando dice con un lenguaje más técnico que el mío:

    "De ahí que las recomendaciones de los nuevos keynesianos de política práctica sean, en los hechos, coincidentes con las de los monetaristas." (Sobre salario, desempleo e inflación (2)) en su página web.


    Por cierto, esto me recuerda que me queda pendiente una réplica de su serie de artículos titulada: "Lógica del capital y crítica marxista" (de 4 capítulos)


    ERSo

    ResponderEliminar

rillenri@gmail.com