28 agosto, 2014

Algocracia y capital en estado de plasma.

Ésta es una de esas noticias que me encantan, no por su contenido sino por su forma.

La próxima gran crisis financiera vendrá desde el ciberespacio. Carlos Montero -  Jueves, 28 de Agosto
La noticia comienza así, en su primer párrafo:
 Un organismo de control global ha dado la voz de alarma sobre el creciente peligro de un ataque cibernético sobre los mercados financieros, advirtiendo que las empresas y los reguladores de todo el mundo deben tener claro cómo responder a esta amenaza. Greg Medcraft, presidente de la junta de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), predijo que la próxima gran crisis financiera - o "evento cisne negro" - vendrá desde el ciberespacio, a raíz de una sucesión de ataques contra los agentes financieros.

Sólo con el primer párrafo ya podemos comprender cómo funciona el Capitalismo del siglo XXI, el capital en estado (en este caso) no gaseoso pero sí plasmático (simulacro de cuarto orden del capital y del signo). También podemos entender cómo la metalurgia se ha ausentado de la realidad en pro de una Semiurgia. Semiurgia, que viene acompañada de sus señales codificables y su correspondiente sistema de control basado en algortimos (perdón algorythmos): la algocrácia. Un resumen perfecto de lo que vengo desarrollando estos años, a través de mi teoría sobre el Capital.

Tenemos lo siguiente:

  1. Un organismo de control global, que nos remite al concepto de "sociedades de control"
  2.  ataque cibernético sobre los mercados financieros, que lo vinculamos al mundo de la Semiurgia y a los algoritmos de la Algocracia, esta vez convertidos en "hackerismos" (enemigos de los "Quants")
  3. la próxima gran crisis financiera - o "evento cisne negro", que muestra como el capitalismo en estado de plasma se corresponde con una ontología situada en el cuarto cuadrante de Talebb.
Así da gusto leer la prensa financiera. Pues no hay mayor placer para un filósofo social que ver cómo su constructo teórico va convergiendo con la realidad cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com