31 enero, 2013

Basilea III y el capitalismo gaseoso.




·      UN NUEVO Ratio de Cobertura de Liquidez o LCR, nació de los acuerdos de BASILEA III.


      Se exige que los bancos mantengan liquidez para sobrevivir a una prueba de stress de 30 días de duración

·         ¿Quién define la liquidez? el GHOS, organismo compuesto por los gobernadores de los bancos centrales, influenciados por la presión de los loobies financiarios y financieros.

·         ¿Qué se entiende por activos líquidos?
_ Originalmente, éstos comprendían básicamente bonos soberanos, caja y reservas en el banco central
_ Nueva definición, que permitirá mantener hasta un 15% en acciones, titulizaciones hipotecarias, y bonos corporativos con grado de inversión (con calificación BBB- o superior).

·         ¿Porqué de este cambio sobre la concepción de los activos líquidos?
1º) No hay suficientes activos líquidos, a nivel global, para satisfacer los requerimientos temporales fijados a 30 días.
2º) Si los bonos soberanos constituyen el núcleo duro de la liquidez en los balances de los bancos, el círculo vicioso de la Gran-Deuda genera riesgos de concentración y crédito.
3º) Exigir un alto nivel de liquidez (pura o real) a los bancos, provocaría  que éstos retuvieran más cantidad de activos líquidos, en lugar de utilizar esa financiación para proveer préstamos (efecto liquidity hoarding).

En realidad, esto me parece un chiste, pues ¿no han sucedido ya, todos esos escenarios de riesgo, no solo en la actualidad sino durante los últimos cuatro años? Por otro lado, no creo que el problema, el Gran Problema de la Deuda mundial, sea una cuestión de regulación y planificación gradual de reglas y normas a aplicar. El problema es de fondo: se trata de un cambio en la naturaleza de los activos líquidos. Que  a su vez, significa un cambio en la esencia del Capitalismo. ¡La liquidez ha muerto!....El capitalismo ya no es líquido, sino gaseoso.


Imagen de Basilea III www.capital.com.pa
Extraído del Artículo:
Sobre Basilea III



No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com