19 mayo, 2010

περι ἔργον

Quiero hablar sobre el llamado "Mercado de Trabajo". Primero debemos determinar qué término es más importante o qué cantidad de valor semiótico podemos asignar a los dos términos del enunciado: "mercado"-de-"trabajo".

El concepto "mercado" contiene la idea fundamental de la "demanda", mientras que el concepto "trabajo" implica la idea básica de la "producción". El "mercado" es fundamentalmente "demanda" de servicios o productos, sin embargo el "trabajo" es principalmente "producción" de productos o servicios.

Si debemos plantearnos el análisis sobe el "mercado de trabajo", debemos entonces pensar bajos dos parámetros distintos:
1.- Mercado como demanda, que es una "demanda" entendida como "cantidad de consumo".
2.- Trabajo como oferta, que es "oferta-de-producción" de productos y servicios.

En cuanto al "trabajo-producción" debemos remitirnos a dos ideas:
2.1.- Factores de producción, entre ellas: mano de obra, materias primas y otras derivadas, energías, tecnología o maquinaria etc.
2.2.- Resultado de producción, que fundamentalmente es: el coeficiente o ratio de productividad (cantidad de trabajo/cantidad de beneficio)

Si planteamos el "mercado de trabajo" bajo la perspectiva del "trabajo-producción" podemos encontrarnos con la siguiente fenomenología:
2.1.a) Rebajar costes sobre los factores de producción. (Departamento o Técnico especialista en Gestión de Compras)
2.2.a) Aumentar ratio de productividad. (Departamento o Técnico especialista en la Gestión de la Calidad orientada a la optimización de procesos y reducción del despilfarro de los recursos)

Ambas estrategias nos conducen a una "menor cantidad necesaria" de Trabajo que es una menor cantidad-de-horas necesarias para corresponder a una cierta cantidad de demanda (productos o servicios a consumir).Siendo la primera estrategia, la condición necesaria pero no suficiente para generar aquello que es llamado "competitividad". Pues China será por muchos años, la fábrica más barata (sino del mundo, sí de Europa), por ejemplo.Respecto a la segunda estrategia, debemos señalar que un aumento de productividad no tiene por qué implicar un aumento de producción.

De modo que entramos entonces en el análisis del concepto "aumento de producción". Y lo hacemos refiriéndonos al otro concepto fundamental (1) del "Mercado" como demanda, que es una "demanda" entendida como "cantidad de consumo". En este marco, es donde deberíamos pensar si las sociedades actuales han venido viviendo en la opulencia, que ha conducido al "exceso-de-producción" o "exceso-de-oferta" debido precisamente a: el aumento de productividad de las empresas. Y que dicho exceso de producción se ha visto expresado en las famosas "curvas de crecimiento exponencial" que a la vez implican "curvas de crecimiento exponencial del consumo" en las sociedades occidentales y en las sociedades de economías llamadas "emergentes" (yo diría que ya se les puede llamar "emergidas" como Leviathanes del fondo del oceáno).

Todo esto nos sitúa ante la premisa, de que el problema no es de cómo generar mayor "rqueza/producción/consumo/residuos" sino de ¡cómo disminuirlo!. Ya que esas curvas de crecimiento exponencial (riqueza, recursos naturales,consumo) están indisociablemente hermanadas al crecimiento exponencial de la Deuda. El mundo actual, produce y consume, gracias a un Iceberg de Deuda mundial que está a punto de emerger en toda su mostruosidad, sobre las aguas del océano social.

Esto implica analizar el problema de "lo económico" en términos no de crecimiento, sino de sostenimiento (aunque tenga mala fama dicho término). Yo hablaría, más que de "sostenibilidad", de "austeridad" o de un cierto "estoicismo económico" sostenido por un esqueleto de "estoicismo social". ¿Deberemos hacernos todos, con un manto y un rígido bastón?.

Lo que intento decir, es que el problema del mercado de trabajo, debe ser entendido como un problema de mercado-de-empleo. Quiero aclarar, que el "trabajo" no es el "empleo".

"Trabajo" es la cantidad de horas necesarias para corresponder a una cantidad de demanda (productos o servicios). Mientras que "Empleo" es el cómo se reparte esa cantidad-de-horas entre las personas. Podemos disintguir entonces, entre lo que es "mercado de trabajo" y lo que es "bolsa de empleo".

El "mercado de trabajo" dependerá principalmente de dos conceptos: producción y consumo. A más producción y más consumo, obtendremos mayor necesidad de cantidad de trabajo.

Sin embargo, la "bolsa de empleo" no dependerá directamente de la "producción y el consumo". Pues el modo de reparto del trabajo, puede establecerse paralelamente a la cantidad necesaria de producción y consumo. Me explico y aclaro:


* Puede aparecer "mucho trabajo y poco empleo". Dando a interpretar que, o hay una altísima productividad (que no hace necesario el trabajo) o una mala repartición del trabajo entre los empleados (los estresados y los parados).


* Puede aparecer una situación de "poco trabajo y mucho empleo". Interpretamos entonces, que o bien hay un bajísima productividad o es que el mercado de trabajo está muy bien distribuido entre la bolsa de empleo.


Creemos sin duda, que de las cuatro posibilidades que se nos presentan: Alta productividad, Mala distribución del trabajo, Baja productividad, Buena distribución del trabajo; debemos escoger una estrategia para la Reforma del Trabajo que incluya dos de ellas: Alta Productividad del Trabajo y Buena Distribución del Empleo.

Esto nos acerca, al Mercado de Trabajo y la Bolsa de Empleo que aparecen en países como Alemania o Holanda. Donde las empresas parecen ser altamente competitivas en función de su productividad elevada, pero sobre todo: poseen una redistribución del empleo bajo la forma del llamado "trabajo-a-tiempo-parcial". De modo, que consideramos que una Reforma del Mercado de trabajo debe incidir, no principalmente en el aspecto del trabajo temporal/fijo o de los costes del despido, sino en el carácter de "parcialidad-del-empleo" en las empresas, frente al viejo concepto de "trabajo a tiempo completo". Es decir, los contratos deben realizarse no en función de "completar una jornada de trabajo" que puede llegar a las 9 o 10 horas diarias, sino de renunciar entre todos a esas jornadas maratonianas que en un alto porcentaje, se alargan con el patético objetivo de "quemar horas en la silla o en la planta de trabajo". La gente se va a las siete de casa, y no aparecen hasta las ocho o las nueve de la noche. Eso implica, una serie de problemas: cuidado de hijos, falta de tiempo para actividades no-laborables, falta de tiempo-para-vivir.

Uno tiene una intuición, no probada, de que esos países que denuncian a España, por su alta tasa de paro, en el fondo, están usando esta estrategia del "tiempo parcial" pues sino estarían en una situación cercana a la tasa española de desempleo.

Podemos realizar la Reforma Laboral, bajo dos estrategias completamente distintas:

_ creando trabajo, mediante la supuesta creación de demanda o de consumo. Esto es, como crear "lugares-de-tiempo completo" o "posiciones".
- creando empleo, no dependiendo del crecimiento de la demanda o el consumo. Esto es, crear empleo a través del "hacer-hueco-de-tiempo parcial".


Como resumen, podemos decir que no deberíamos confiar la Reforma al objeto de "crear posiciones fijas a tiempo completo" sino mejor sería tomar como objetivo: el "crear huecos-a-tiempo parcial" para la población desempleada. No sólo podría pensarse, en el mercado de trabajo de la economía privada, sino también debería aplicarse al trabajo público de los funcionarios.

Entre los "lugares" de la modernidad y los "no-lugares" de la Postmodernidad, creemos que la solución pueda pasar por estos humildes "Huecos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com