20 noviembre, 2009

Los mejores directivos, grandes filósofos.

SIN FILOSOFÍA NO HAY NEGOCIO. Los mejores directivos, grandes filósofos

2 Octubre 2009
Lluís Martínez-Ribes
Fuente: Distribución Actualidad, la revista española del retail
(nº 396, noviembre de 2008)


RESUMEN:
Filosofía y empresa no siempre han ido de la mano. Sin embargo, cuando lo han hecho se han conseguido grandes cosas. La BBC pasó de ser una cadena que aspiraba a ser la entidad pública mejor gestionada, a querer ser la empresa más creativa del mundo. Y ha logrado ser un referente.Las cosas funcionan mejor si están basadas en una visión filosófica con la que los clientes sintonicen, y todavía más si se expresa de una forma narrada o historiada.

Greg Dyke fue fichado en 1999 como director general de la famosa BBC y se encontró con un panorama bastante burocrático.Al cabo de pocos años había actuado en dos direcciones aparentemente opuestas: aumentar la audiencia y recortar drásticamente los gastos. Y todo ello con el entusiasmo de la plantilla. No sólo actuó mejorando, sino que también entró en rutas innovadoras. Lanzó la que se ha convertido en una web referente mundial o también programas de gran calado como el concurso nacional de coeficiente intelectual, que podía ser seguido combinando tres medios (TV, prensa e Internet).

¿Cómo lo hizo Dyke?
“En los 90, una frase que definía la misión de la BBC era ser la entidad pública mejor gestionada”, indicó en una entrevista a The Guardian, (Febr 2002).

“Debo admitir que esa idea no me hacía levantarme de la cama por la mañana. Por eso ofrecí una nueva visión: Ser la empresa más creativa del mundo. Un lugar donde las cosas se puedan hacer”. Decía: “Si eres capaz de imaginar algo, hazlo”. Inculcó unos valores filosóficos como confianza, orgullo, respeto y trabajo en equipo, expresados no de manera abstracta, sino en frases como ésta: “Somos una BBC: cuando trabajamos juntos suceden cosas grandes”.



Aqui é, el supermercado con filosofía: El nuevo supermercado Aqui é.En Ourense, de la mano de Cuevas, un grupo ourensano con gente que sabe “pensar fuera de la caja”, ha abierto Aqui é, un nuevo modelo de supermercado de cercanía.
Su eslogan -”Donde todas las cosas tienen un sentido”- refleja la filosofía emergente de nuestra época, acentuada por la crisis.

Hacer la compra es una práctica tan frecuente que puede llevar al tedio. Y si se compra en cantidades grandes y en sitios alejados, no sólo el CO2 poluciona, sino que muchas veces hay que acabar tirando producto deteriorado, comprado en exceso.
Un equipo de la Universidad de Vigo prepara un menú diario -basado en los productos de temporada, normalmente de producción cercana, y nutricionalmente equilibrado-, y da las recetas ofreciendo los ingredientes o también la opción ya precocinada. De esta forma, los clientes logran los alimentos en su momento más sabroso, saludables, dietéticamente equilibrados y además en su mejor precio.

Y eso en una tienda que busca hacer vivir una experiencia casi poética, a la vez que ofrece un sistema de colas donde se nota que se avanza más rápido.

En una palabra, no sólo buen precio, sino empatía con la visión emergente de la vida actual: sensorialidad y salud sin despilfarro. Pura filosofía de la contemporaneidad.
En base a esta visión, mi apuesta es que Aqui é irá creando hábitos de compra opuestos a los ahora predominantes: sus clientes comprarán en menor cantidad y más frecuentemente.

Si la plantilla no cree, los clientes tampoco. Esta aportación filosófica es válida tanto para conseguir la adhesión de los clientes externos, como de los internos (la plantilla). En época de crisis evitar que baje la lealtad de la clientela se convierte en un objetivo esencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com