09 octubre, 2016

Cuadro de mando contable-financiero para la empresa.

Cuando el propietario o/y socio de una sociedad mercantil o sociedad constituida por acciones/participaciones, es sustituido por la figura del "accionista inversor" (sea éste una sociedad de inversión, fondo de capital-riesgo, un "business angel" o un trader bursátil), entonces hemos transitado del capitalismo líquido al capitalismo de plasma, gracias a la emisión de títulos representativos de deuda en el mercado financiero, con los que se financia la empresa.

Recuerdo que en mi teoría general de los cuatro estadios del capitalismo (los cuatro "simulacros" del capital en términos del planteamiento semiótico de Jean Baudrillard) el hecho de la titularización de la deuda en los entornos financieros de los mercados bursátiles, era una fase consecuente y posterior al estado precedente del gaseoso capitalismo (caracterizado porla deuda emitida por los Estados sin respaldo del patrón metálico en una sociedad postmoderna de la financiación que sustituía a la sociedad moderna de la producción analizada por Carl Marx en su libro "El Capital").

La irrupción del socio inversor y la emisión por parte de las empresas de bonos, obligaciones, de acciones, o de acciones convertibles, para su financiación en los mercados bursátiles de deuda titularizada, no sólo rompe la clásica concepción sobre el capital basada en el ciclo de explotación (ciclo de la naturaleza y de las cosechas) y el criterio de ordenamiento de los activos de menor liquidez a mayor liquidez (desde de la teoría económica o desde la Economía política), sino que además destroza la teoría más ortodoxa y europea de la Contabilidad y del Análisis Financiero a nivel empresarial.

No sólo hay un cambio de planteamiento en el marco de la teoría de tradición marxista, desde el punto de vista de la alienación del trabajador respecto a su fuerza de trabajo ( asalariada o explotada dentro del ciclo de explotación de las mercancías), o incluso desde la tradición económica del liberalismo, que veía en la transformación de las materias primeras que serán mercancías y finalmente dinero, un proceso piramidal de producción del valor a partir de bienes inferiores a superiores (Carl Menger); sino que aparece también en paralelo a una alienación distinta y focalizada no ya en el Trabajo (Marx) sino en el capital social (las acciones del socio-accionista se alienan en las acciones del accionista-inversor o del trader financiero).

Aparece así una nueva forma de pensar el capitalismo en tanto "signo-señal" que estructura un capital-de-plasma no sujeto a ningún ciclo de explotación sino a un espasmódico frenesí del valor(volatilidad del valor de la acción y en el caso más estridente el valor sometido a la alta frecuencia o HF en los mercados bursátiles).  Decíamos, que la referencia para entender cómo funciona el Capitalismo, ya no será ahora la Economía política (liberal o marxista) sino la Matemática Estadística (Taleb y Mandelbrot).

En conclusión, podemos decir que en el capitalismo de plasma, el que se aliena no es el trabajador en su trabajo (sometido al ciclo del capital líquido y explotado a cambio del salario), sino que ahora  el que está alienado es el Capital del empresario-socio de empresa, que se ha alienado en el capital-inversor del trader o inversos bursátil.

Pero si comprendemos perfectamente esta mutación del capitalismo dentro de la teoría económica-política (de una naturaleza líquida del Capital a una naturaleza del capital bajo la imagen de energía-plasma), ¿porqué no entender que la teoría empresarial también ha mutado, y con ella la teoría de la Contabilidad y del Management financiero?

Está entonces claro, que el análisis contable y financiero basado en la ecuación patrimonial (activo=pasivo+patrimonio neto) no se ajustaría a la nueva situación en la que cada vez más empresas están en manos no de socios-empresarios sino en manos de accionistas-inversores, gracias a un mecanismo propio y exclusivo del capital plasma: la titularización de deuda mediante la emisión de acciones/convertibles/preferentes/bonos/obligaciones, dentro del marco de los mercados bursátiles (oficiales y no-oficiales). De tal modo que lo que anteriormente llamábase en general "patrimonio neto" o "fondos propios" o "pasivo no exigible" dentro de la Ecuación general de la Contabilidad empresarial y en concreto el valor-de-la capitalización de la empresa (y el sentido de Capital contable) se vuelve una sinrazón lógica y conceptual para un analista financiero o para un técnico contable que maneje esos términos, para el contexto de las empresas que cotizan en Bolsa o que se financian a través de  otros mercados paralelos.

Por eso surgen nuevos métodos (PER) para calcular o saber qué es el Capital y en concreto cuánto vale una acción (titularizada en deuda)... o métodos, alejados del análisis contable tradicional, como el EVA, ya enfocados directamente a calcular el valor para el accionista-inversor. Pero surge entonces la fórmula del coste ponderado del capital con que se financia la empresa (WACC) diciendo que los "fondos propios" no son tan propios sino más bien ajenos porqué pasan a ser denominados "pasivo no -exigible". Aquí vemos el concepto de "alienación del capital" (guiño a a la alienación del trabajo en Marx) pero bajo el análisis contable-financiero. Recuerdo a propósito de esto, que Gilles Deleuze en "Capitalismo y Esquizofrenia" comentaba que el Capital(social de una sociedad mercantil) es ese concepto tan extraño y paradójico que al estar en el Balance Contable y considerarse "no exigible", solo se hace real o liquidable cuando se disuelve el sujeto económico (la sociedad o empresa).

Pero además estos "fondos propios", ahora llamados "pasivo no exigible" se vuelven "pasivo exigible a cada segundo" que transcurre en las bolsas exigiéndose-le rentabilidades histéricas...por las entradas y salidas (compras y ventas programadas por el algoritmo del trading estadístico) donde el "patrimonio neto" de la empresa se ve envuelto en unos "flash-crash" (capital social de la empresa en energía-de-plasma), que hacen imposible reposar el valor de la compañía en su Ecuación patrimonial sobre la que se funda el análisis de balances contables.

Aunque los nostálgicos (del capitalismo líquido)nos devuelven falsas esperanzas, cuando nos recomiendan el método del descuento de flujos netos (liquideces) como método más realista para saber ¡cuánto vale el Capital de la empresa!

Por tanto, no se trata solamente de comprobar el dicho de que "no es lo mismo Valor que Precio", sino que se trata de un cambio más profundo sobre la naturaleza del Capital y por inclusión de la naturaleza del análisis contable-financiero en la economía de las empresas que se financian en los mercados de deuda.
(Gráfico extraído de "Métodos de valoración de empresas". IESE. 2008). El gráfico no refleja los últimos años en que se ha implantado la algocracia (el control de los valores en manos de algoritmos matemáticos que operan en intervalos de micro-segundos, para las operaciones de trading).

Desde este planteamiento expuesto hasta ahora, podemos adentrarnos en un Análisis financiero de la empresa pero fundado en la teoría general de los 4 estadios del Capital (Four quadrants for a map of Financial analysis), guiñando el ojo a los cuadrantes de la Estadística financiera del profesor Nassim Taleb y la concepción fractal del valor de las acciones en los mercados financieros del profesor Mandelbrot.

Partiendo de esta teoría general del Capital descrita filosóficamente y basada en los cuatro estadios del Capitalismo  (4 estados del capital, del "valor" y del concepto de "utilidad"), me permito ahora aplicar dicha teoría a la práctica del Análisis financiero para la gestión empresarial.

Si Porter idea 5 fuerzas para analizar el entorno que envuelve a la empresa en el ámbito del Márketing, podemos analizar el modelo de las 4 naturalezas del Capital para estudiar cómo se encuentra nuestra empresa desde un enfoque financiero.

Esta metodología de análisis de la empresa desde el punto de vista financiero, requiere de herramientas asociadas a cada estado del riesgo/capital/valor, que se adecuan a los cuatro diferentes modos de pensar desde la Estadística el "valor de riesgo" (como ya me refería en la Teoría General, basándome en  las figuras de Leibniz (fundador del Cálculo infinitesimal, Taleb creador de la estadística de los "cisnes negros" en "The fourth quadrant a map of the limits of statistics" y Mandelbrot investigador y sabio que inició el camino de analizar los mercados bursátiles como fractales estadísticos, en "Fractales y Finanzas"). En fin, uno trata siempre de subirse a hombros de esos gigantes.

 Se debe decir que el último estadio del capital, o del análisis financiero de nuestra empresa, sólo es aplicable a las grandes empresas que o bien emiten deuda para financiarse o bien cotizan en los mercados financieros. Ya que éste es el último estadio del capital y a él no pueden acceder (aún) las llamada Pymes, al menos en Europa (pero sí en los EEUU).

*PD: en el caso de las, tan de moda, empresas start-up pertenecientes a sectores tecnológicos o de internet, está claro que sus modos de financiaciarse hacen que éstas se incluyan en un análisis del riesgo como el descrito, incluyendo también el cuarto cuadrante de riesgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com