27 abril, 2013

Ora burbuja, ora pirámide. Ya esquemas Ponzi, ya minería.......de los valores-señal.


BitCoin Flash-Crash

La polaridad entre el Dólar y el Bitcoin.
La relación que guardan la moneda-dólar y la moneda-bitcoin puede ser definida como polaridad.
Polaridad, no dualidad, existe cuando entre dos polos se recorre un trayecto o espacio continuo  Podríamos representarlo como la continuidad de una función entre dos valores extremos (máximo y mínimo). Estos dos puntos de inflexión definen un umbral de intensidad de una misma naturaleza, expresada matemáticamente a través de una función. En la polaridad, se manifiesta todo campo-de-intensidad como espacio ontológico propio del concepto de "diferencial". Si la dualidad es al principio de la diferencia dialéctica, la polaridad expresa el horizonte epistemológico del principio del diferencial. El primero reúne la diferencia en la identidad dialéctica, mientras que el segundo reúne la identidad en la diferencia deconstructora (differànce). Uno dice de una diferencia entre lo blanco y lo negro, la síntesis dialéctica es lo gris. El otro dice: de una misma polaridad de gris, extraigo dos polos extremos (el blanco y el negro, como puntos extremos de un espectro de grises o de "griseidad"). Algunos preguntarán ¿qué es la griseidad? pues la deconstrucción de la diferencia entre dos identidades: lo blanco como sustancia A y lo negro como sustancia no-A.

Si el Dólar es una moneda-de-deuda, el Bitcoin es una moneda-de-señal. Ambos forman parte de una polarización de esa griseidad. La primera obedece a la lógica del capital gaseoso, la segunda lo hace a las órdenes del capital plasma. La primera nace y brota en el espacio del capital financiero, la segunda brota en el espacio del capital financiario. Lo financiero, no es lo financiario, pero son dos extremos de una mismo espectro del Capital (ficticio). Y el Capital ficticio es el capital no dialéctico, sino el Capital deconstruido-como-differànce.

El tiempo de una moneda como el dólar, se define en función de una temporalidad constituyente de un "tiempo-de-devolución", que suele llamarse "tiempo-de-re-capitalización", o también "de re-financiación" e incluso técnicamente: "de re-estructuración del pasivo", con el objeto de posponer, de retardar el fin, o de indefinir el futuro del vencimiento futuro que se ha presentado de golpe, en un presente que señala el vencimiento de una impagable deuda. El capital-gaseoso en tanto capital-deuda está-en-el-tiempo-del Presente Indefinido. El capital-plasma vive sin embargo, en el tiempo-del-Presente Contínuo.

El Bitcoin, se crea en medio de una temporalidad distinta a la del dólar. El Bitcoin es y se da en la temporización del on-line, del presente-instante que se autorreferencia contínuamente sin necesidad de horizonte cronológico. El tiempo de los mercados de lo financiario (bursátiles) no es un tiempo histórico. Los valores financiarios, como el valor del Bitcoin, no se entienden por el análisis fundamental sino por el análisis técnico.

Esa es la distinción fundamental entre el dólar y el bitcoin, dentro de un marco espacio-temporal de carácter epistemológico, como condición de posibilidad de los dos.

La distinta ontología del Dólar y del Bitcoin.
Hay otra distinción ontológica, entre ellos. Mientras que el dólar es una divisa nacional o estatal, el bitcoin no tiene patria, ni Estado, pues es una moneda-desterritorializada. Es más tendríamos que considerar lo siguiente:

B1+B2) el dólar es una moneda des-territorializada, en referencia a la tierra-como-capital. Es decir, el dólar es una moneda fiduciaria en el sentido que está des-metalizada. Se emite sin reserva metálica alguna ¿cuánto oro hay bajo tierra en los sótanos de Fort Knox? Se trata de emisiones inorgánicas de dinero por parte de la Reserva Federal o de cualquiera de los Bancos Centrales que existen en las distintas zonas monetarias (campos de intensidad monetarios o campos alomórficos de capital o las "molaridades-monetarias") para distinguirlos de los procesos hylémorphicos (del capital líquido y la mercancía). El patrón oro dejo de reinar en la Tierra, tal como la dialéctica se deconstruyó gracias al principio del diferencial (interés financiero) o tal como los deconstruccionistas lingüísticos se encargaron de derrocar a Saussure o incluso mi admirado Chef Rattatouille (F.Adrià) se propuso deconstruir el estofado de la abuela .

El dólar o el euro son la moneda ideal de los keynesianos monetaristas. El bálsamo de Fierabrás de Don Quijote (que llamó el daimon "josvazg" en un blog). O en el caso reciente del Yen, el Gas-de-la-risa (hilarante) que denominó un bloguero. Incluso otros lo han calificado, no de magma monetario sino de "manga monetario" (no por lo del mangoneo sino por el manga japonés).

B3+B4) el bitcoin es una moneda des-territorializada, por cuanto se libera de cualquier territorio no físico, sino político. El bitcoin es la moneda de los anarco-capitalistas, que no conocen ni a su madre patria, sino sólo a una matriz bajo la forma de inteligencia-colectiva con distribución de red trans-nacional y apátrida. El bitcoin rompe las pinzas del  Estado bogavante. El bitocin no solo se des-territorializa respecto al Estado (territorio político) sino que además lo hace respecto al territorio natural (la mina del mineral de Plutón en las entrañas de la madre Gea). El bitcoin no genera campos-de-intensidad o zonas monetarias (como las divisas) sino redes-de-conexión en comunidades virtuales. El bitcoin es fruto del capital-información que desbanca la primacía del capital-deuda o capital-financiero gaseoso (B1+B2) y por supuesto la del capital-mercancía o capital-líquido de la teoría marxista (A3+A4).

Pero además el bitcoin es un moneda des-codificada  respecto a un posible valor de referencia o subyacente. Es pura señal binaria, clave alfanumérica de caracteres a su vez generada por unos y ceros serializados, a modo de código digital. Se ha desprendido de cualquier relación analógica y de cualquier vinculación con lo simbólico. No representa nada fuera de ella, sino que además ella misma genera realidad como un programa de software que generase realidad virtual.

Leo con sorpresa y estupefacción, que economistas de prestigio llevados quizás por el frenesí cool de los ingenieros informáticos y de los cybermatemáticos que conocen las entrañas de las máquinas de trading, establecen poéticas analogías entre la minería aúrea de Ploutos bajo el reino de Hades y el reino de los bits que crea de la nada una minería de datos semejante a la que pueda encerrar cualquier diseño o arquitectura informática dentro de una estructura de cubos OLAV en cualquiera de los softwares de Bussines Intelligence que actualmente se ofrecen en el mercado del Management empresarial.

Pero de la metalurgia a la semiurgia, hay mucho trecho: como la distancia que hay de polo norte hasta el polo sur. Además  ¿cómo algunos de ellos, no todos, pueden defender que el Bitcoin es como la pepita de oro del propio Gyges o del mismo Mydas; y al mismo tiempo decir que el Bitcoin deviene  procesualmente a modo de "burbuja"? Algunos mezclan ya churras con merinas, como cabezas capitales del ganado financiero, y hablan de indistinta y abstrusa manera ya de burbuja, ya de pirámide, ora de esquema Ponzi, ora de "maricón el último". Es por tanto, obligación de alguien sensato, poner orden en tal desaguiso epistemológico.


Activos de capital-deuda y Activos de capital-titularizado.
Ahora que conocemos la esencia de su polaridad, no hay pues posibilidad de preguntarse acerca de si "¿es posible que las dos estén simultáneamente en burbuja?"... no tiene sentido preguntar así, de este modo.

Habría que preguntar desde un planteamiento distinto. No es posible tampoco pues,  preguntarse sobre "la posibilidad de que existan burbujas individuales sobre uno de los dos dineros". No es una cuestión bien enfocada, preguntarse desde una visión macroeconómica: sobre el tipo-de-cambio entre ambas monedas. Ni entrar, en la formulación sobre la paridad del poder-adquisitivo y los tipos de cambio nominal.

Finalmente quiero aclarar que el dólar y el bitcoin, son dos distintos tipos o clases de activos monetarios. Sabemos ya que, uno es activo monetario respecto al capital gaseoso o financiero, mientras que el otro es un activo monetario respecto al capital plasma o financiario. Pero esto ¿qué quiere decir concretamente?

Si el dólar es al capital gaseoso, esto quiere decir que es un activo-monetario-de-deuda : por ejemplo, los bonos emitidos por el Estado, las letras del tesoro y todo de tipo de deuda estatal que sirve a la financiación del sector público. Pero también lo es, todo tipo de activo monetario bajo la forma de dinero-a-crédito (préstamo o póliza de crédito, no el descuento comercial), que es nacido de las entrañas contables (chirographum pecunnia) de cualquier banco comercial privado. El dólar en este sentido es un activo-monetario generado a través de un mecanismo-de-emisión de deuda. En realidad, este activo monetario está referenciado y ligado a una cantidad de pasivo que es la deuda emitida.

El Bitcoin es activo de capital-plasma (no de capital-gaseoso) y esto implica pensar en un activo-monetario-de-señal. Esto es: un activo-monetario-de información. Son por ejemplo todos los activos de deuda monetizada a través de la generación o bien de un tráfico-de-señales o bien a través de la formación de una red-de-terminales.  Es un activo monetario ligado, no a una deuda emitida en los activos de la contabilidad del banco acreedor convertido luego en banco-de-inversión, sino que es un activo-de-financiarización, que intercambia señales en mercados on-line. El valor de este activo monetario de la financiarización, no guarda ya vínculo con su activo subyacente, pues es pura señal que no representa a nada (ningún activo). Tan sólo se dice que puede haber un activo subyacente en esa señal. Pero es puro juego de simulacro de valor. Pura simulación. Pura semiurgia o hipercodificación digitalizada, que genera modelos de realidad simulada. Las máquinas simulan modelos de realidad, a modo de escenarios futuros, que a su vez generan realidades presentes on-line. Son modelos hiper-reales de simulación que reviertan en lo real, cerrándose en sí mismo el circuito que se retroalimenta. Como por ejemplo el devenir de las empresas reales que cotizan en los mercados bursátiles hiperreales, generando nuevos horizontes de valor simulados previamente por un software de trading.

El dólar en tanto moneda-de-deuda, está inmersa en el horizonte financiero del capital gaseoso, que genera burbujas de gas, pero que aún conserva inercias y mecanismos del estadio antecedentes del capital (capital líquido y mercado de mercancías).

Un capital líquido sometido a los ciclos propios del proceso de producción y del intercambio de mercancías (con valor de uso y tiempo de trabajo); y que como ya dijo Adam Smith, estaba sometido al ciclo de liquidez de  las estaciones (cuatro al año, que son períodos de unos 90 días vencidos). El capital líquido y la mercancía del capitalismo industrial en la teoría de Marx, quedaban sometidos pues a ese ciclo rotacional de liquidez que Smith calculó en unos 90 días como período de maduración.

Pero el capital gaseoso ya es más volátil que su estadio primitivo líquido, y está sujeto a ciclos más cortos aunque la deuda sea a largo plazo (bonos,letras, créditos, etc.) puesto que las oscilaciones de las tasas-de-interés imprimen volatilidad a los valores y a los activos monetarios del capital gaseoso, que no poseen ya respaldo alguno de riqueza metálica o de depósito bancario del 100%.

El bitcoin, sin embargo, ha perdido cualquier vínculo con el capital líquido y tan sólo guarda relación con su antecedente: el capital gaseoso o capital-deuda. Pues el bitcoin es moneda-de-señal (código numérico digital sin función representativa de bien o mercancía alguna) inmersa en el horizonte financiario del capital plasma. Genera burbujas de información, de tráfico de señales, sobre redes distribuidas de usurarios, que propagan la información a la velocidad de la luz o en tiempo real. El tiempo se achata aquí de modo que ya no hay Cronos sino una especie de Aión. Las pantallas y los bits son los dueños de este mundo económico de la señal-monetaria: pura semiurgia del capital, en su último grado de evolución.

De la minería de Gea, a la minería de datos, hay una grandísima diferencia. Del minero-y-herrero al ingeniero informático-y-community manager, hay una grandísima diferencia. El nuevo chamán ya no sabe de metalurgia, ni de golpear martillos contra yunques, ni de entrañas metálicas en el útero  de Gea, sino de programación de señales digitalizadas y de comunicación de mensajes en red. El bitcoin solo es posible en un mundo de bites, de bytes y de utilidades logarítmicas, donde el tiempo que acoge al valor, es el Presente siempre continuo.

Nuevo proceso de monetización: conversión del tráfico-de-señales generado .


Si el Capital Gaseoso se funda en un proceso de "monetización de deuda", el Capital Plasma se basa en la "monetización del tráfico de señales en la red".

Por ello el bitcoin, en tanto moneda propia del capitalismo-plasma es generadora, no de procesos de expansión y estallido de burbujas de capital-gas (dinero-deuda), sino de otro mecanismo que se desarrolla y deviene a velocidades variables. Si las velocidades son expresiones propias de las burbujas del capital-deuda, y definen la volatilidad como medida de variabilidad del valor monetario inmerso en un capital gaseoso. Sin embargo, las aceleraciones son la expresión del comportamiento propio de un valor monetizado de capital plasma. Los plasmas son gases ionizados, y el capital plasma puede explicarse análogamente de modo que el capital gaseoso de la financiación es ionizado por bits de información, constituyendo un campo electromagnético o una estructura de red.

El campo-electromagnético es distinto del campo-termodinámico propio de toda  zona monetaria (zona euro, zona dólar, etc). Este campo-monetario-electromagnético está formado por una nube de gas ionizada, es decir por una nube de capital-señal. Nube o distribución en red, constituida por una multitud de usuarios o terminales. Se trata ahora de convertir el trafico en moneda: monetización del tráfico de mensajes. Las señales de información se propagan en la red, a modo de emisiones nuevas de moneda, donde cada usuario genera moneda de un modo agregado pero infinitesimal, hasta que se crea una masa crítica o molaridad crítica de densidad electro-magnética. Este proceso de creación en la nube de plasma, es la nueva atmósfera en la que se desarrolla la nueva moneda Bitcoin: la Infoesfera o noosfera.

Al mismo tiempo se trata de un cerebro-plasma, a modo de red-neuronal interconectada de forma instantánea, a través de una cadena de eslabones de operaciones (cadena de firmas digitales) que componen una inmensa cadena de DNA no orgánico y codificado. Código y anórganico, así es el nuevo capital. Señal de información digital en los mercados financiarios (lenguaje binario) y emisión inorgánica de moneda (bajo la forma financiera del dinero-deuda) en los Bancos Centrales.

Pensemos en la Física, si un sólido puede ser considerado como "un volumen-ocupado-por diez elevado a ...átomos". Estamos entonces traspasando la frontera del lenguaje clásico acerca de lo que es un cuerpo. Si un cuerpo es un sólido con una masa, ahora sin embargo afirmaremos que un cuerpo es una "moles" (número de átomos que ocupan un determinado volumen). Esta transición de la Física, cuando pasa de definir un cuerpo, desde la masa a definirlo desde "lo molar", también deberíamos aplicarla a la Economía Monetaria. Cuando anteriormente hablé de "masa monetaria" y de "moles monetaria". Pues bien, tanto es así que en Física, un físico llamado Borhn-Oppenhaimer descubrió que la física de un cuerpo (sólido) podía descomponerse en dos aspectos complementarios:
- una red de iones, constituidos por los núcleos atómicos mas los electrones corticales (en el núcleo y en la corteza de electrones corticales simples). Sistema de los Iones.
- un gas como conjunto de electrones de valencia (en la corteza). Sistema de los Electrones de valencia.

Tenemos dos sistemas complementarios para entender, según la Física no clásica, aquello que es un cuerpo : Gas constituido por electrones de valencia y una Red constituida por iones.

Mientras que:
- La red de los iones da lugar, al interactuar entre sí, a fuerzas magnéticas.
- Las interacciones entre los electrones de valencia y los iones, dan lugar al fenómeno de la superconductividad.

En esta conversión de lenguaje, que hace la Física, el cuerpo antes sólido se piensa ahora como estructura reticular cristalina. El cuerpo se ha convertido en una red-de-iones. Del mismo modo, podemos establecer una analogía entre el "cuerpo monetario" pensado como "masa-monetaria" o como "moles monetaria".

Esta "moles monetaria", significaría pensar el cuerpo como un doble sistema que produce magnetismo y superconductividad, bajo la forma de una red-cristalina. ¿Cuales son los dos efectos que se producen en la "moles monetaria"? El magnetismo y la superconductividad. Magnetismo del capital-deuda como espacio-de-financiación y la superconductividad de la red-cristalina en este caso la red-de-iones financiarios. Los iones de lo financiario son los títulos bursátiles de deuda ahora financiaridad a través de los mercados online. La superconductividad iónica es ahora superconductividad de los valores titulizados en los mercados de capital, a través del trader instantáneo.

Su equilibrio sistémico dependerá de la tensión entre dos componentes del campo electromagnético: la presión del núcleo gravitacional y la presión de energía que se va liberando en el proceso de formación. En esa nube-plasma, la presión centrípeta viene dada por la fuerzas económicas del trafico (monetización del tráfico), la presión centrífuga es producida por las fuerzas económicas de la red-de-usuarios. Debe haber un equilibrio entre el número de usuarios conectados en red y el tráfico generado de señales circulantes y convertibles en moneda (es decir monetizables), para que subsista este sistema-de nube-monetaria asociado al capital-plasma. Cuando se produce un desequilibrio entre el número de usuarios de la moneda y la cantidad de operaciones o de tráfico generado por ellos, entonces se libera energía y se deshincha la nube de plasma electromagnético.

El fenónemo de las nubes de plasma electromagnético no es pues como el de las burbujas del capitalismo gaseoso (capital-monetario-respaldado por deuda/crédito). Se trata más bien,  de fenómenos-púlsar o basados en pulsaciones del campo electromagnético generado por gases ionizados.

La naturaleza de los gases ioinizados es la analogía que nos sirve para comprender los procesos de devenir producidos en el capital-monetario-señal: un gas monetario ionizado por  información y comunicación. El capital-monetario es aquí, respaldado (si se puede decir así?) por una fuente-de-tráfico expresada en un mensaje o una señal-de información o codificación de software. El bitcoin es la moneda del capital-plasma por cuanto está respaldada por una señal-convertible o monetizable a partir del tráfico informacional y digitalizado en un código o lenguaje de programación.

Encontramos así una diferencia sustancial más, entre el dólar y el bitcoin, relativa al modo diferente en que queda respaldada cada tipo de emisión monetaria. En la primera, se trata de una moneda-respaldada-por deuda (emisión inorgánica monetaria de Base, "moles-monetarias", bajo el proceso de concesión de préstamos a Estados públicos y a Bancos privados). Sin embargo, la emisión de bitcoins no se respalda mediante ningún proceso inorgánico de emisión de deuda, sino que queda respaldado por el tráfico-en-red de información convertible o "monetizable".

El capital plasma evoluciona o deviene por pulsaciones que son el resultado de un mayor equilibrio o desequilibrio entre, por un lado, unas fuerzas centrípetas que hacen crecer la red social de usuarios de esa moneda (número de incorporaciones de nuevos usuarios a la red);  y por otro lado, las fuerzas centrífugas del número de operaciones de tráfico generadas (número de operaciones o tráfico generado): switch-on numbers & traffic operations numbers.

Cuando se produce un desequilibrio entre estas dos grandes fuerzas, por ejemplo el incremento acelerado de entradas de usuarios nuevos conectados a la red que coincida con un descenso brusco de operaciones de tráfico realizadas por la comunidad de usuarios, entonces se genera un "púlsar" o palpitación monetaria que se interpreta como un doble movimiento de ascenso y descenso del valor, o en términos de volatilidad un shok del sistema monetario.

Por eso, cuando en Google aparecieron......
el valor del bitcoin se aceleró y sufrió una pulsación que hinchó la nube-de-bitcoins por un incremento súbito de nuevos usuarios de red; y  cuando llegó a un punto crítico de desequilibrio (demasiadas operaciones de tráfico o transacciones para demasiado pocos usuarios o a la inversa) acabó por liberar energía y valor de conversión a dólar (perdiendo valor).

Colapsos de capital-deuda (el dólar) y Colapsos de capital-byte (el bitcoin).
Si los campos-termodinámicos sirven de analogía para las zonas monetarias del capital-gaseoso (capital-deuda o capital financiero); los campos-electromagnéticos nos servirán de analogía para describir el fenómeno financiario del capital-plasma. Ambos campos, el termodinámico y el electromagnético colapsarán también de distinta manera en orden a su distinta naturaleza.

Si el capital-deuda colapsará termodinámicamente según un estallido-de-burbuja financiera, de distinto modo el capital-señal colapsará electromagnéticamente al modo de una red-viral-infectada que bloquee las palpitaciones del campo electromagnético.

¿Es bitcoin una burbuja? y ¿Es el dolar una pirámide o esquema Ponzi?

Podemos establecer cuatro tipologías de colapso económico, en correlación al estadio del capital en el que nos enmarquemos:

A1+A2).- Capitalismo sólido con sistema de Circular concéntrico
A3+A4).- Capitalismo líquido con  sistema de Pirámide de las necesidades de Producción
-----------------------------------------------
B1+B2).- Capitalismo gaseoso con sistema de Pirámide invertida de necesidades de financiación: esquema Ponzi
B3+B4).- Capitalismo plasma con sistema de red neuronal/cristalina de necesidades de financiarización: esq.Enri.

En el caso de una pirámide invertida de capital-gaseoso, si el Banco central destina X millones de dólares mensuales para la adquisición de bonos del Tesoro, estamos ante un campo-termodinámico de capital-gaseoso (capital-deuda). Y seguidamente, se estará produciendo un fenómeno de inversión de la pirámide económica, que desembocará en un desmoronamiento final, a modo de deudores insolventes que no pueden hacer frente a sus obligaciones, en un esquema Ponzi. Puesto que el esquema Ponzi, sí es una pirámide de deudores, pero invertida: la pirámide se apoya sobre su vértice y se eleva desafiando las leyes del equilibrio hasta que se desmorona. El colapso viene cuando se pincha la burbuja del capital-gaseoso, o cuando la pirámide de capital-deuda se desmorona. Es el credit-crunch, que Hyman_Minsky (discípulo de Leontieff) teorizó.

¡no es lo mismo el esquema Ponzi del dólar que el flash-crash del bitcoin!


En el caso de un sistema de red (nervioso) en el que la transmisión de señales entre conectores se realiza a velocidades on line, el capitalismo se desarrolla en su estado de plasma. En la red neuronal, el capital-señal circula como tráfico de información que conecta inversores/usuarios conectados, a modo de autopista de la información. Por ejemplo, los intercambios de activos financiarios en los mercados bursátiles del capital plasma. Estos mercados son espacios reticulares de usuarios/inversionistas conectados en red, transmitiéndose señales on-line. Estamos ahora, no ante un pirámide invertida sino ante un red-neuronal que comunica terminales en red, al mismo tiempo que se compran y venden titulizaciones respaldadas por capital-deuda. Aquí el capital es esencialmente información-conectada circulando en la red, ya no siquiera capital-deuda gaseoso. Es pura semiurgia en red. ¿Cómo colapsará esa red de señales? por desconexiones de los inversores o usuarios de red, por fugas de la red o por "switch-off" de los terminales. Estos inversores a la vez que se desconectan, transmiten la señal que da cuenta de su des-conexión a la red, produciendo un efecto multiplicador por la velocidad instántanea a la que se transmite el mensaje entre los demás usuarios de red: flash-crash en los mercados financiarios.

Ahora recordemos una vez más, que el credit-crunch termodinámico es al dólar y al capital gaseoso, mientras que el flash-crash electromagnético es al bitcoin y al capital plasma. No obstante habría que señalar, que al contrario de lo que se suele predicar: la crisis de las hipotecas subprime no fue un colapso de credit-crunch financiero (capital gas) sino más bien de flash-crash financiario (capital plasma)

¿Porqué? porque mientras el Banco Central y los bancos comerciales (los de toda la vida) crean dinero-deuda, sin embargo los bancos-de-inversión emiten señales-de tráfico en los mercados online. Y la crisis de las subprime fue resultado de la operatividad de los bancos-de-inversión (traficantes de capital-señal)...Por eso el gobierno USA lo primero que hizo fue primero dejar caer (a Lehman Br.) luego intentar rescatar a alguno de ellos (Merrill Lynch) y luego re-convertir a la fuerza a esos bancos-de-inversión supervivientes en bancos-comerciales al uso: "El 22 de septiembre la Reserva Federal de Estados Unidos aprobó la conversión de los dos últimos bancos de inversión independientes que quedaban, Goldman Sachs y Morgan Stanley, en bancos comerciales..."

La Historia es irónica...en este artículo publicado en 2000, “The Evolving Role of Technology in Mortgage Finance", se nos decía que gracias a las TIC el mundo de las finanzas y el de las hipotecas sería más inteligente, que los financieros-financiarios serían más eficientes , más previsores, y los consumidores más propietarios de casas,....El artículo procedía de la ....Fannie Mae Foundation


Volviendo ahora al  "switch-off" del flash-crash financiario (capital plasma). Éste genera a su vez escalas de aceleración en red, donde el mensaje (órdenes de trading) se transmite según una secuencia de cascada, entre los nodos y terminales, provocando la estampida o fuga general o la desconexión masiva. El efecto final es: ¡el dios Pan (la divinidad griega del pánico) ha vuelto!.


Ejemplo práctico de un esquema Enri, o colapso tipo flash-crash del capital-señal. Esta vez, el virus en el código de bytes se propaga a modo de "rumor falso" en la red: "El mensaje que hizo caer la Bolsa de Nueva York estaba diseñado para engañar a las máquinas".

El martes pasado fue un día relativamente normal en Estados Unidos hasta las 13.07, y lo siguió siendo un cuarto de hora después. Lo que pasó entremedias, durante 360 inexplicables segundos, tiene pocos precedentes en la historia de la primera potencia mundial. A las 13.07, hora estadounidense, la agencia de información Associated Press anunció en su cuenta de Twitter: “Última hora: dos explosiones en la Casa Blanca y el presidente Obama está herido”. Eran solo 12 palabras, pero ninguna invitaba a la calma. A las 13.08, la Bolsa de Nueva York reaccionó con pánico y de forma instantánea a la noticia, debido al peso que tienen las operaciones realizadas por ordenadores en Wall Street. Los autómatas, que ya realizan el 50% de las operaciones en el parqué neoyorquino, usan programas algorítmicos que solo se atienen a series estadísticas y datos. No tienen capacidad para verificar las informaciones. El Dow Jones, el índice bursátil más importante del mundo, llegó a desplomarse un 1% en cuestión de segundos.
Más información en mi libro Semiótica del Capitalismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com