16 diciembre, 2012

Uso o Utilidad: esa es la cuestión.

  • La confusión entre el Uso y la Utilidad, ha tenido efectos perversos en la Historia de la Teoría Económica sobre el Valor.
  • Habría que partir, para aclarar de qué idea de "valor" se quiere teorizar, de esta distinción originaria y primordial entre el Uso y la Utilidad.
  • Si partimos del vocabulario latino, nos fijaremos en dos términos que pueden ser la raíz dicotómica desde donde partir en nuestra teorización del Valor. Estos dos términos originarios son:
  1. USITATUS :  usual, común, ordinario.
  2. UTILIS :  provechoso, eficaz, aprovechable.
  • Pero ambos términos parecen provenir de un origen común: el término USUS (uso, práctica, utilidad, necesidad, trato familiar). Esto nos complica nuestra distinción originaria.
  • Aunque, nos resistimos a tal raíz común que vincula el USO y la UTILIDAD. Pues si nos fijamos en dos adverbios latinos (USQUE y UT) y los vinculamos a ambos vocablos, podemos afianzarnos en nuestra anterior distinción:
  1. USQUE : sin interrupción, continuamente, siempre, hasta el fin.
  2. UT o UTI : como, tal como, del modo que, de qué modo.
  • Esta distinción adverbial, entre el USQUE y el UT, nos reconduce nuestras expectativas hacia un proyecto teórico para la definición del "valor" en función de esta diferencia:
  1. Valor en función del USO (Usitatus y Usque) : que sería un valor del objeto/bien en términos de su condición de su hábito o "habitualidad", de su costumbre, de  su uso en la duración.
  2. Valor en función de la UTILIDAD (Utilis y Uti) : que sería un valor del bien en términos de su condición de "utilización", de su modo-de-uso, de su "de qué modo se usa".
  • Esta última distinción, sobre la idea del "valor", nos deberá conducir hasta los confines de una Teoría integradora de los dos conceptos del "valor" bajo la Teoría económica.
  • De ahí podemos distinguir dos escuelas de pensamiento, dentro de la Teoría Económica, que escriben acerca de los conceptos de Valor"  y de "Bien".
  1. La primera escuela, piensa el Valor como idea asociada a dos conceptos: el USO y el BIEN.
  2. La segunda escuela, piensa el Valor como idea vinculada a dos conceptos: la UTILIDAD y el RECURSO. 
  • El lector se preguntará porqué introduzco el término RECURSO, de pronto. Y se introduce ahora, este término, porque la segunda escuela piensa el Valor de un Bien en función de su UTILIDAD o del "modo en que se usa" ese Bien, no de su "habitualidad en el uso". Tanto es así, que convierte a la "utilidad" misma en el propio "bien". De modo que el Bien es su propio "modo-de-uso" o "modo-de-utilización". Es decir: el Bien es la misma Utilidad del objeto. Y eso hace que el objeto-bien se acabe convirtiendo en bien/recurso-disponible.
  • Este Recurso-disponible, que es el Bien pensado desde su idea de "utilidad" o "utilización" según un modo determinado, dará lugar al "valor-de-su-disponibilidad" , no al "valor-de-su-uso". 
  • Esta segunda visión se contrapone a la clásica (primera escuela) que concebía el Objeto como objeto-de-uso y al Bien como el mismo Objeto. De modo que podemos distinguir entre:
  1. El Valor como Valor-de-Uso y Valor-del-objeto/Bien.
  2. El Valor como Valor-de-Utilidad , siendo que el Bien es la propia Utilidad-del-objeto, no el objeto mismo.
  • Que el Valor sea concebido por obra y gracia del espíritu santo de la Utilidad y no de su Uso, hace que el Objeto/Bien sea pensado esta vez, como Bien/Recurso. Y eso abrirá la puerta a una nueva forma de teorizar sobre los Bienes económicos: la moderna Microeconomía. Porque la Utilidad de un Recurso es el resultado de pensar el Valor-del-Bien en función, no de sí mismo (su Uso) sino en función de otros Bienes (otros Recursos): el Bien-en tanto-Bien Complementario.

NOTA a posteriori (I)
Habría que hacer un esfuerzo complementario para explicar porqué el valor-de-uso NO ES es el el valor-de-utilidad......y encuentro algo parecido de forma clara aquí: http://bradanovic.blogspot.com.es/2009/02/la-utilidad-marginal.html

Entonces está claro que el Valor del Objeto=Bien se centra en el USO-usque-habitualidad-costumbre.
Y el Valor como idea de un Objeto=Recurso (no de objeto=bien) se centra en la idea de UTILIDAD-ut/uti-condición de utilidad. ¿Porqué?.......

... Lo que falta en toda esta concepción teórica (del post) es un adjetivo: MARGINAL. Aquí está la clave: "la marginalidad de la utilidad" como aquella condición de utilidad que provendría de la raíz: Ut/uti.

Frente a la "marginalidad de la Utilidad" se antepuso la "sustancialidad del Uso".
De modo que como "marginal" se opone a "sustancial", también en paralelo "utilidad" se contrapone a "uso".

En términos filosóficos podríamos ilustrar mejor esta contraposición de la Idea-del-Valor fundamentada sobre la contraposición del Uso-sustancial frente a la Utilidad-marginal, del siguiente modo:

_ Lo sustancial o esencial (del Uso-del-Bien), podría ser la Idea abstracta tanto como un concepto concreto, pero de todos modos se fundamenta sobre el principio de diferencia externa o de la diferencia entre dos Ideas-Identidades diferentes. Eso se refleja en el Uso-del-Bien, donde el Bien es un "universal": lo Uno, o lo múltiple como conjunto.

_ Lo marginal o ¿el "accidente" de Aristóteles? hace referencia a la "marginalidad de la Utilidad" !!! De tal modo, que la Utilidad es "lo marginal o lo accidental" del Bien, es decir: el Bien (objeto económico) pasa a ser concebido como Recurso (objeto económico).
Nota 1:

en el Libro VII, Capítulo I de su Política, Aristóteles afirma:

los bienes exteriores tienen un límite, como cualquier otro instrumento, y todas las cosas útiles son de tal naturaleza que, cuando hay demasiado de ellas, o bien debe hacer daño, o en todo caso, no son de ninguna utilidad a sus poseedores.

y que algunos interpretan como una primera aproximación al concepto de utilidad marginal decreciente, aunque otros muestran su desacuerdo sobre este desarrollo y el papel de las consideraciones de la utilidad marginal en la teoría del valor de Aristóteles.

Nota 2: sobre "Genesis of the marginal utility theory". From Aristotle to the Austrian Theories.
Génesis de la teoría de la utilidad marginal: Desde Aristóteles hasta el fin del siglo XVIII. Emil Kauder. Economic Journal. Vol. 63, N º 251 (septiembre de 1953), pp 638-650 .

Ahora todo es diferente, el pensamiento sobre el Uso, huye del principio metafísico de "lo esencial" y de "la diferencia externa a la Identidad". Para abrazarse definitivamente a la "accidentalidad" aristotélica, esta vez para explicar no el cambio en la sustancia sino la variación de valor en las mercancías. También el pensamiento "antimetafísico" aplicado a la Economía, se abraza al "accidente" de "la utilidad marginal", para descentrarse hacia zonas del pensar que abordan la Diferencia-dentro-de la Identidad (que diría Deleuze). O para repensar el Uso bajo la forma de la "singularidad". Lo singular del Bien, lo convierte en Recurso, y así la singularidad del Recurso convierte al Valor en una relatividad subjetiva:
  1. Subjetividad del Valor: frente a la tradición clásica de la objetividad del Valor
  2. Relatividad del Valor: frente al valor-absoluto del  bien-de-Uso. El Valor se relativiza en función de que ha sido re-pensado desde su condición de marginalidad, es decir: de su utilidad-marginal. Esto implicar suponer además, que no solo el valor-de los bienes ya no es su "valor-de-uso" sino que el "valor-de-cambio" tampoco se expresa en un "precio objetivo" y fijo, sino que es relativo a las fuerzas que deforman el precio de las mercancías. Esto es: la fuerzas de la oferta y la demanda. Pero estas fuerzas que deforman el precio según condición particular del Bien tomado como Recurso, en su "singularidad". Y ¿cual es esa singularidad del Recurso? su situación particular condicionada a su "valor marginal": El precio del Bien se expresa a través de la "utilidad marginal", no a través del "uso objetivo".
Esto significa "dar significación de Valor" no al Uso sustancial sino a la Utilidad marginal. Con este giro, hemos pasado de Marx a Menger.
*giro (copernicano) si se me permite; coincidiendo con el pensador originario del giro:  Gossen, quien afirmó que "él había hecho en la Economía lo que Copérnico en la Física".
Un giro copernicano en la Teoría Económica del Valor, que sin embargo se produce de un modo silencioso: entre dos germánicos y en un espacio temporal-histórico de unos cinco años.


                                                                                                                        Imagen
¿Agua o Diamantes?

Nothing is more useful than water; but it will purchase scarce anything; scarce anything can be had in exchange for it. A diamond, on the contrary, has scarce any value in use; but a very great quantity of other goods may frequently be had in exchange for it. Adam Smith, La riqueza de las Naciones.

De todo esto, se podría incurrir en cierto error que es el de asociar la objetividad del Valor de un Bien al pensamiento de Marx,  frente a un planteamiento subjetivista del Valor reflejado por la teoría de Menger. Pero no es tan sencillo. Lo que dice Marx aquí (en El Capital tomoI):


La utilidad de un objeto lo convierte en  valor de uso. Pero esta utilidad de los objetos no flota en el aire. Es algo que está condicionado por las cualidades materiales de la mercancía y que no puede existir sin ella. Lo que constituye  un valor de uso o un bien es, por tanto,  la materialidad de la mercancía misma, el hierro, el trigo, el diamante,  etcétera. y este carácter de la mercancía no depende de que la apropiación  de sus cualidades útiles cueste al hombre mucho o poco trabajo [...]. En el  tipo de sociedad que nos proponemos  estudiar, los valores de uso son,  además, el soporte material del valor de cambio.


Dice dos cosas (una verde y otra roja).

En la IDEA VERDE dice dos cosas:

1ª) se refiere al valor objetivo del Bien, (Marx cometé el desliz de hablar de "mercancía" no de "bien", pero además  usa también el término "utilidad" no marginal, se entiende). Aquí el valor objetivo se expresa en función del valor-de-uso y éste depende de... o está limitado por.... las "cualidades materiales de la mercancía". Es decir: por su esencia, por su naturaleza, por la "oussía" del ser-madera o del ser-hierro ......o del "ser-diamante" (¿aguas o diamantes?).

2ª) da cuenta del posible valor subjetivo de la mercancía........en "la fuerza de trabajo" que cueste o que se use en el proceso de producción :  o lo que será su teoría de la plusvalía y la explotación.


En la IDEA ROJA dice una idea diferente:
Que los "valores-de-uso" son soporte material, del "valor de cambio".
Y aquí es donde Marx no es Menger. Pues en Menger, el "valor de cambio" no se soporta por su "materialidad, esencialidad de su materia,sustancialidad material". Esto es, el Valor de Cambio no se soporta ya por la esencia de la mercancía. Esencia del Bien, es su "materialidad": su ser-hierro, su ser-madera, su ser-diamantino, etc...Aquí Esencia, Naturaleza, Oussía significan "materiales" de que está hecho el Bien: madera, hierro, etc...

En Menger, el Valor de Cambio ya no se sustenta, ya no se aguanta sobre el Principio de la Esencia del Bien, de su material, de su ser-hierro. Sino que Menger dirá, que el Valor-de-Cambio es una variación de cálculo diferencial. No importa de qué materia está hecho el Bien como Universal Sustancial, sino de qué singularidad se le puede atribuir en función de una "repetitividad" de bienes: el Valor como utilidad marginal.

Solo entonces podemos resolver la paradoja de Smith...¿agua o diamantes?. Pero la pregunta incluye una trampa lingüística, en el hecho de que se escribe "agua" (como Sustancia universal) mientras que se compara a "diamanteS" que con su "plural maiestático" nos está induciendo a pensar no en la "utilidad marginal" de la cantidad repetida de bienes, sinó en el uso-de-un-universal. La pregunta reformulada debería de ser: ¿Botellas de AGUA o la Esencia del DIAMANTE?


Nota a posteriori (II)


Pero lo curioso y sorprendente es que antes que Menger, fue un tomista aristotélico como JAUME BALMES quién se aventuró a pensar en el Valor-accidental de la "utilidad" y no en el Valor-sustancial-del "uso". ¿Es pues Jaume Balmes el gran contrapositor de Marx?

El pensamiento económico de la Escuela de Salamanca se mantuvo con fuerza en las universidades españolas hasta el siglo XVIII, cuando comenzó a declinar. Sin embargo, las doctrinas escolásticas pudieron seguir explicándose con mayor o menor continuidad a lo largo del XIX y no es de extrañar -por tanto- que Balmes conociera el pensamiento tomista en la Universidad de Cervera, donde sabemos que estudió. Por otra parte, como él mismo relata, tuvo experiencia directa de crisis económica y alteraciones en los precios durante algunos episodios de las Guerras Carlistas en Cataluña.
Leemos en su artículo que “el valor de una cosa es su utilidad. Entiendo aquí por utilidad la aptitud de la cosa para satisfacer nuestras necesidades”. Y avisa de que “en este punto, el error fundamental está en confundir el coste con el valor… ideas que a veces andan en proporción, a veces en suma discrepancia”. Pero se sorprende de que tales errores se mantengan en el ámbito intelectual, cuando el sentido común demuestra claramente la experiencia que todos tenemos de “cosas que cuestan mucho trabajo, y no valen nada”. Lo cual no se opone a que, en algunos casos, “el coste del trabajo contribuya al aumento del valor de la cosa; pero es accidental y nunca depende de aquí el verdadero valor de ella”. Porque la conclusión de Balmes será que “la medida única del valor de una cosa es la utilidad que proporciona”.
No está de más, por todo ello, destacar la perspicacia de nuestro filósofo catalán, en una lógica coherencia con el pensamiento de los doctores de Salamanca. Como señalaba, por ejemplo, Luis de Molina: “Debe observarse, en primer lugar, que el precio se considera justo o injusto no en base a la naturaleza de las cosas consideradas en sí mismas, sino en cuanto sirven a la utilidad humana”.
29/03/2010 - León Gómez Rivas

Balmes y el marginalismo en España




Nota a posteriori (III)
En realidad deberíamos remontarnos más atrás en la Historia de la Filosofía, para encontrar un idea primeriza de aquello que luego ha venido en llamarse "utilidad marginal". Se trata de la idea del jesuita de Évora:  Luis de Molina (1535-1600) y su "Teoría del Justo Precio".

Primero afirma, dando a entender una ya revolución "subjetivista" en la idea del valor de un bien:

Debe observarse, en primer lugar, que el precio se considera justo o injusto no en base a la naturaleza de las cosas consideradas en sí mismas —lo que llevaría a valorarlas por su nobleza o perfección—, sino en cuanto sirven a la utilidad humana; pues en esa medida las estiman los hombres y tienen un precio en el comercio y en los intercambios.


Seguidamente, dice refriéndose a un valor (aquí en tanto "precio justo") determinado no por la mera "utilidad", sino determinado por "la mayor o menor estima en que los hombres desean tenerla para su uso". Es decir, se intuye ya una escala de preferencias, que dará lugar a una "utilidad marginal". Y por último plantea la futura paradoja de Smith (agua o diamantes) en los términos de "perla y grano".
Debemos observar, en segundo lugar, que el precio justo de las cosas tampoco se fija atendiendo sólo a las cosas mismas en cuanto son de utilidad al hombre, como si, “caeteris paribus”, fuera la naturaleza y necesidad del empleo que se les da lo que de forma absoluta determinase la cuantía del precio; sino que esa cuantía depende, principalmente de la mayor o menos estima en que los hombres desean tenerlas para su uso. Así se explica que el precio justo de la perla, que sólo sirve para adornar, sea mayor que el precio justo de una gran cantidad de grano, vino, carne, para o caballos, a pesar de que el uso de estas cosas, por su misma naturaleza, sea más conveniente y superior al de la perla.
Si pensamos en la gran obra de Luis de Molina, "La concordia" (entre la Libertad humana y la Providencia divina) va de eso precisamente, de cómo armonizar la necesidad divina con la libertad humana, entendemos porqué para Molina la "acción humana" se convierte en una "entidad accidental" (no esencial o sustancial) propia de una "creatura". Tenemos pues: acción humana-entidad accidental-libertad. Después afirmará que la Voluntad (humana) es una "potencia" que tiene una "inclinación" o "apetito" (en este caso del entendimiento) cuyo "ser accidental" radica en un Sujeto.

Y esto pone en contacto, de forma seria, a Luis de Molina con Spinoza a través de Aristóteles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com