29 noviembre, 2012

Nihilocrácia.


La democracia se sustenta sobre el sistema electoral, que otorga por representación soberana el poder legislativo y luego ejecutivo, a parlamento y gobierno.

Pero las Democracias se han acostumbrado a funcionar sobre el presupuesto anatémico e invisible de una gran “multitud abstencionista”.  Ya no podemos hablar ni siquiera de la antigua “masa silenciosa” versus la “minoría vociferante” que controla los mass-media y la opinión publicada (y pública).

Hay una gran mayoría, bajo la forma de multitud invisible o abstencionista que  determina esta nueva etiqueta política de la res-pública postmoderna: la nihilocrácia.

 La multitud invisible, solo aparece ante los ojos,  a través de su “nihilidad”, de su vacío existencial político. La nada ciudadana solo aparece en el vacío electoral de la abstención.

Pero ese vacío nihilista es, en número de ciudadanos, el primer grupo político. El mayor grupo político de ciudadanos, en la Democrácia, es el nihilocrático, el abstencionista, el grupo-sin-partido.
El grupo -sin-partido, es también el grupo-sin-parte y sin participación. Participa en lo político de un modo curioso, digamos nihilista: no-participando. Su presencia invisible no es callada, pero sí ausente. Su presencia es la ausencia, como diría J. Derrida.

Es la manifestación de la ausencia-del-ser democrático. No del político, pues su política es la ausencia, la nada, el nihilo. Una nada que es sin embargo, monstruosamente grande, enorme, inmensa.  Sin ir más lejos, en las últimas elecciones catalanas, esa moby-dick blanca y siempre ausente, se cifró en   1.600.510 ciudadanos con derecho a voto. Lo que supone un 30.44 % del censo (5.257.960).

Y aún así, la abstención-nihilista descendió en estas elecciones. Todos lo celebraron.....
Todo depende de aquello que se esté decidido, de antemano, a visualizar: ¿vieja democrácia o joven nihilocrácia?



1 comentario:

  1. Lo más postmoderno sería que naciera un Partido de la Nada: EX-NIHILO sus siglas podrían ser XNhL.

    ResponderEliminar

rillenri@gmail.com