26 julio, 2012

Karl Marx y la Otra acumulación Originaria: El capital gaseoso.



          Marx nos habla en el Libro I, Capitulo XXIV de la llamada "acumulación originaria", del capital (gaseoso). Si hacemos caso a  Althusser hemos de ir a buscar el concepto de "acumulación originaria" en Marx, para   encontrar otra Teoría del Capitalismo . Aunque... Althusser desea encontrar algo, que ya se ha volatilizado por completo: los modos de producción.

Lo que uno encuentra realmente, cuando queremos comprender "ese capital caído del cielo" que dice Marx y que coincide con aquella brillante idea de Althusser que denominó "materialismo de la lluvia", es el logos o principio de razón suficiente de los "modos de financiación". Un logos del capitalismo, en el que la palanca de acumulación originaria ya no será el "ahorro" del capital de producción sino la "deuda" del capital de financiación. Del mismo modo, ya no podremos analizar la sociedad según sus "modos de producción" sino según sus "modos de financiación".

        En realidad, se trataba de encontrar otra "cosa" diferente ( a la "cosa" del materialismo dialéctico): los modos de financiación. Y en concreto, el sistema de deuda pública que comienza en la Edad Media, con las ciudades-estado como Venecia (parte de esto... en mi libro sobre "El Mercader de Venecia") y Génova.....lo dice Marx, no yo. El Capitalismo gaseoso, en su desarrollo moderno, comienza en Venezia: la Venezia de los banqueros, la Venecia de los Médici......¿no es El príncipe, de Maquiavelo, el Gran Banquero del Estado?
"El sistema del crédito público, es decir, de la deuda del Estado, cuyos orígenes descubríamos ya en Génova y en Venecia en la Edad Media, se adueñó de toda Europa durante el período manufacturero. (....) La deuda pública, o sea, la enajenación del Estado —absoluto, constitucional o republicano—, imprime su sello a la era capitalista". 
Por eso es perfectamente consecuente esa teoría moderna, según la cual un pueblo es tanto más rico cuanto más se carga de deudas:
"El crédito público se convierte en credo del capitalista. Y al surgir las deudas del Estado, el pecado contra el Espíritu Santo, para el que no hay remisión, cede el puesto al perjurio contra la deuda pública. La deuda pública se convierte en una de las palancas más potentes de la acumulación originaria. Es como una varita mágica que infunde virtud procreadora al dinero improductivo y lo convierte en capital sin exponerlo a los riesgos ni al esfuerzo que siempre lleva consigo la inversión industrial e incluso la usuraria. En realidad, los acreedores del Estado no entregan nada, pues la suma prestada se convierte en títulos de la deuda pública, fácilmente negociables, que siguen desempeñando en sus manos el mismísimo papel del dinero. Pero aún prescindiendo de la clase de rentistas ociosos que así se crea y de la riqueza improvisada que va a parar al regazo de los financieros que actúan de mediadores entre el Gobierno y el país...a cuyos bolsillos afluye una buena parte de los empréstitos del Estado, como un capital llovido del cielo—, la deuda pública ha venido a dar impulso a las sociedades anónimas, al tráfico de efectos negociables de todo género, al agio; en una palabra, a la lotería de la bolsa y a la moderna bancocracia."

El Capitalismo gaseoso, es ese otro "sello capitalista", que en su desarrollo moderno comienza en Venezia y da lugar a lo que Marx, denomina: Bancocracia.
"... Por los años en que Inglaterra dejaba de quemar brujas, comenzaba a colgar falsificadores de billetes de banco.  Con la deuda pública surgió un sistema internacional de crédito, detrás del que se esconde con frecuencia, en tal o cual pueblo, una de las fuentes de la acumulación originaria. Así, por ejemplo, las infamias del sistema de rapiña seguido en Venecia constituyen una de esas bases ocultas de la riqueza capitalista de Holanda, a quien la Venecia decadente prestaba grandes sumas de dinero. Otro tanto acontece entre Holanda e Inglaterra. (....) Es lo mismo que hoy ocurre entre Inglaterra y los Estados Unidos."
"Como la deuda pública tiene que ser respaldada por los ingresos del Estado, que han de cubrir los intereses y demás pagos anuales, el sistema de los empréstitos públicos tenía que ser forzosamente el complemento del moderno sistema tributario. Los empréstitos permiten a los gobiernos hacer frente a gastos extraordinarios sin que el contribuyente se dé cuenta de momento, pero provocan, a la larga, un recargo en los tributos. A su vez, el recargo de impuestos que trae consigo la acumulación de las deudas contraídas sucesivamente obliga al Gobierno a emitir nuevos empréstitos, en cuanto se presentan nuevos gastos extraordinarios. El sistema fiscal moderno, que gira todo él en torno a los impuestos sobre los artículos de primera necesidad (y por tanto a su encarecimiento) lleva en sí mismo, como se ve, el resorte propulsor de su progresión automática. El excesivo gravamen impositivo no es un episodio pasajero, sino más bien un principio. (...)"
El Capitalismo gaseoso, en su desarrollo moderno, nace cuando, en palabras de Marx: se dejan de quemar brujas para colgar a falsificadores de billetes de banco. Nace el fetichismo del dinero-deuda. El Capitalismo gaseoso, en su desarrollo moderno, nace paralelamente al desarrollo e impulso político del Estado moderno. Que no se define por ningún carácter político (tradición idealista alemana), sino por el asunto de la Hacienda pública organizada: el sistema fiscal moderno. La pinza entre Bancocracia y Hacienda pública está ya consolidada."

"La parte tan considerable que toca a la deuda pública y al sistema fiscal, en la capitalización de la riqueza y en la expropiación de las masas, ha hecho que multitud de autores, como Cobbett, Doubleday y otros, busquen aquí, sin razón, la causa principal de la miseria de los pueblos modernos."

2Sin razón", no porque los autores no tengan razón sino porqué este "capital ficticio" (en estado gaseoso) está fuera de toda razón, de todo logos dialéctico marxista. Y este es el Marx, que cabe buscar en El Capital, para comprender la Otra Teoría marxista del Capital: la Teoría del Capitalismo gaseoso que se corresponde con lo que Marx llama "otra palanca de acumulación capitalista" y al mismo tiempo "una de las fuentes de la acumulación originaria". Que en su desarrollo moderno, se sustenta por un espacio fundamental de partida: el "espacio de financiacion"(B1), aplicado a la Economía de Estado. Junto a este espacio de financiación, aparece otro espacio complementario: el de la sociedad de control(B3), que viene en un primer estadio de desarrollo expresado por el control del Estado hacia los ciudadanos, bajo la forma del sistema fiscal moderno.

Marx, ha cruzado el Rubicón, pero no en el sentido que tozudamente se propuso el mismo Althusser. Puesto que esta Teoría del Capital, prescinde por completo de los "modos de producción". Ya no hay que darle vueltas al "modo de producción", como Althusser se las dió, sino al "modo de financiación". Y su maridaje con el Estado-deuda. El estado-de-la-deudas y la deudas-del-Estado forman ese maridaje perfecto que abre la puerta a un nuevo capitalismo. Alianza y cooperación según Marx, que carga de privilegios a la banca:
Desde el momento mismo de nacer, los grandes bancos, adornados con títulos nacionales, no fueron nunca más que sociedades de especuladores privados que cooperaban con los gobiernos y que, gracias a los privilegios que éstos les otorgaban, estaban en condiciones de adelantarles dinero. Por eso, la acumulación de la deuda pública no tiene barómetro más infalible que el alza progresiva de las acciones de estos bancos, cuyo pleno desarrollo data de la fundación del Banco de Inglaterra (en 1694)
El Capitalismo se hizo gaseoso siendo el capital-deuda el predominante sobre el capital-de-producción. Los modos de financiación ontológicamente se convierten en más potentes que los modos de producción. Marx está declarando, la muerte de su propia Teoría del Capital. Y Althusser no se enteró, pese a su "materialismo de la lluvia". Althusser tampoco leyó jamás, eso que nos advirtió el propio Marx, que la usura nace en los poros de la producción, como los dioses de Epicuro.

El "capitalismo de la lluvia" o caído del cielo, como dice Marx, es el Capitalismo no dialéctico  que no se funda en la producción ni en la dialéctica capital-trabajo, sino en los modos-de-financiación y en un logos no-dialéctico (sino diferencial). Y esto fue posible históricamente, gracias sobre todo, a las repúblicas italianas de la Renacimiento y su pinza Estado-Bancos privados. Y este capitalismo a-dialéctico, que es el logos del Capital gaseoso, viene parejo de un "materialismo de la lluvia" o materialismo adialéctico cuya tradición se remonta a Epikhoros (Epicúreo), que propuso Althusser pero que no supo desarrollar.



6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ LOS ECONOMISTAS LIBERALES de la ESCuELA AUSTRIACA están Más CERCA de MARX(en estos fragmentos) y por el contrario KEYNES aparece como el peor enemigo de Marx.!!!

    ¿¿¿¿Pero alguien se ha leído en serio El Capital de Marx???

    ResponderEliminar
  3. Sobre la pinza ESTADO y Sistema BANCARIO, que describía Marx, podemos contemplar el gráfico que hoy aparece aquí EL CAPITAL DE LOS BANCOS y SUS ACTIVOS en DEUDA SOBERANA.: http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/belgas_e_italianos_los_bancos_mas_expuestos_a_una_crisis_de_deuda_soberana

    ResponderEliminar
  4. He re-hecho el post y ahora me ha quedado más claro para el lector. Eso espero!!

    ResponderEliminar
  5. Cuando en el texto se dice:

    "Un logos del capitalismo, en el que la palanca de acumulación originaria ya no será el "ahorro" del capital de producción sino la "deuda" del capital de financiación. Del mismo modo, ya no podremos analizar la sociedad según sus "modos de producción" sino según sus "modos de financiación".

    es deducible que se está pensando también en la contraposición entre sociedades-disciplinarias sometidas al logos de los modos-de-producción; y por otro lado las sociedades-de-control sometidas a los modos-de-financiación.

    (ver más sobre sociedades de control y palabra-de-acceso al crédito) en escritos más recientes.

    ResponderEliminar
  6. O sea.........que cuando algún mequetrefe me diga aquello tan populista de ...."NO HAY QUE SALVAR A LOS BANCOS SINO A LAS PERSONAS".......que se lo piensen 2 VECES. Pues los BANCOS FINANCIAN EL ESTADO-SUPERENDEUDADO y si cae EL BANCO cae EL ESTADO. Y si cae EL ESTADO por MOROSO (las Quitas de Grecia por ejemplo) entonces HEMOS DE RECONSTRUIR otro ESTADO.

    Pero un ESTADO sin "APARATO" elefantiásico.

    Ya "se lo hicieron" decir a CICERON que supuestamente lo dijo en el SENADO de Roma:

    “El presupuesto debe mantenerse equilibrado y el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado.”


    ResponderEliminar

rillenri@gmail.com