27 junio, 2012

Habría que rescatar también a Althusser


Tiene razón Althusser, cuando observa que la teoría de Marx, sobre el Capital, es demasiado estática...¡para poder ser hegeliana!. Pero por otro lado, creo que Althusser al intentar desligar una lectura de Marx de la tradición y guía hegeliana, lo que hace contrariamente es encontrar a Hegel. 
Al buscar ese principio dinámico que impulse de devenir a la propia teoría marxista, con ello lo que resulta, es un efecto inesperado hasta para el propio Althusser.


Citas de su ensayo "Ideología y Aparatos ideológicos de Estado"
"la teoría descriptiva (marxista) del Estado representa una etapa de la construcción de la teoría que exige a su vez, la superación de tal etapa"
"Y la acumulación de hechos en la definición del Estado, aunque multiplica su ilustración, no hace avanzar realmente esta definición"
"...toda teoría descriptiva corre el riesgo de bloquear el insdispensable desarrollo de la teoría"
"por eso pensamos que es necesario...comprender los mecanismos del Estado en su funcionamiento y es indispensable agregar algo a la definición clásica del Estado como aparato de Estado".
Y ese algo, par Althusser es el AIE (Aparato Ideológico de Estado). 


Por último, cabe señalar que para Althusser, hay cuatro pisos en el sistema de pensamiento que lee la lógica marxista. Dos pisos pertenecen a la Superestructura, y dos más a la Infraestructura. Esos dos primeros pisos son los del ámbito de la "producción" (que yo llamé nivel de representación) y los dos siguientes pisos son para Althusser, los de "la re-producción de los  medios de producción" (que yo llamé nivel de repetición). Entre ambas, dice Althusser que hay un "índice de eficacia respectiva". Yo digo, simplemente que una (superestructura) es del orden del símbolo y la Representación, mientras que la otra (infraestructura) es del orden del díabolo y la Repetición.


Todo parece indicar, que mientras que Marx volteó de cabeza a pies, la dialéctica hegeliana, transformándola en materialista, Althusser la volvió a poner al derecho pero todo quedó distinto.


Nota final: Sería bueno pensar, que desde el punto de vista de un historiador, podemos leer a un Marx hegeliano a través de  Althusser. Si consideráramos que las "sociedades soberanas" (no modernas o precapitalistas) son aquellas en las que precisamente el Estado tan solo posee un "aparato ideológico" (o espacio representacional idealista), pero no un "aparato represivo" en el sentido que entiende Althusser (o espacio de repetición estructuralista). 


No hay en ellas (en las sociedades del soberano absolutista o primitivas), un desdoblamiento del Estado, entre  aparato-de-ideología y aparato-de-represión. Porque se solapan el uno al otro. Solo habría tal desdoblamiento, en el caso de las sociedades modernas :
- cuyo modo de producción es el capitalismo industrial, según el descubrimiento de Marx
- que fueron llamadas después de Althusser, por Foucault (su alumno) como sociedades de disciplina. Quien descubre en ese aparato-de-represión del que habla Althusser, unos "dispositivos de disciplina" en espacios cerrados....como la misma fábrica que describió Marx.


De hecho, podemos tratar de resolver la problemática planteada por Althusser dentro del contexto marxista, afirmando que no hay sociedades (civiles), como tal; es decir no hay consciencia de lo social hasta que no se produce ese desdoblamiento del Estado, en aparato-ideológico y aparato-represor. Y este desdoblamiento, surgirá en coincidencia histórico-temporal, con el nacimiento del capitalismo industrializado.


Si podemos ver en ese desdoblamiento del Estado (en dos aparatos), un desdoblamiento de la Conciencia (en consciente e inconsciente), podemos comprender por qué Althusser retorna a Hegel, pero con un resultado totalmente distinto. Es por ello, que afirmamos, que el aparato-estatal-de-la consciencia es la Ideología, mientras que el aparato-estatal-de lo inconsciente es la Plusvalía o la Disciplina represora. La represión, según Freud, siempre está en lo inconsciente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com