12 noviembre, 2011

¿Qué ha deconstruido al Capitalismo?

Digo qué y no quién porque no hay que buscar culpables maléficos como banqueros, yuppies, especuladores, sino causas ontológicas nacidas del propio pensar humano. Digo "deconstruido" y no digo "colapsado" o "reinventado" o "regenerado"....y ahora explicaré porqué el Capitalismo ha sido Deconstruido por el pensamiento primero y posteriormente por la acción.

La Estructura lingüística pudo ser de-construida por la filosofía derridiana, gracias fundamentalmente a la crítica y derrocamiento del lenguaje como representación. Del mismo modo, y en paralelo, se ha producido la Deconstrucción del Capitalismo.

Para comprender tal fenómeno, debemos pensar en la idea de que la Representación es a la esencia deconstruida del lenguaje, como la Producción es a la esencia deconstruida del Capitalismo. Si seguimos por esta vía epistémica, debemos afirmar que  la Deconstrucción  filosófica se funda sobre el principio de la búsqueda ontológica de un pensamiento lingüístico al que se le amputó la facultad de la Representación-de- lo Real. Y en paralelo, la Deconstrucción económica emergió sobre los cimientos de un pensamiento financiero que encontró en la Financiación (y no en la Producción) el concepto alrededor del cual, se puede crear una Economía sin la actividad de la Producción de mercancías.

¿Cómo podemos llamar a este nuevo modo de pensar y hacer Capitalismo?, vulgarmente se le ha llamado en los medios, de distintos modos: “economía especulativa”, “economía financiera”, “economía de los mercados financieros”, “economía no-real”. Pero no es cierto que este modo de Capitalismo, o en general de sistema económico pueda ser llamado con justicia: no-real, especulativo, de mercado…

El Capitalismo deconstruído, es tan real como pueda serlo el capitalismo de la producción, pues sus efectos y consecuencias son tan reales y sensibles a la epidermis del ciudadano consumidor que ha llegado a consumirlo. El Capitalismo deconstruído  es también tan “especulativo” como lo pueda ser cualquier operación de intercambio entre los productores o agentes económicos de la economía productiva. Es tan financiero, o necesitado de financiación, como el de la economía productiva.

Por lo tanto, nos falta aún un nombre para designar este Capitalismo deconstruído. Yo lo he llamado, en mi libro, “Capitalismo Gaseoso”. Pero lo podría haber llamado también, bajo este punto de vista que expongo aquí, como “Capitalismo semiótico”. Pues  aquí, en este Capitalismo deconstruido, no se opera ya con “mercancías” frutos de un proceso temporal de producción y manufactura, sino que se trabaja o se especula con “dinero” que se ha tornado en la misma“mercancía”. Si la mercancía es el fin del intercambio en el Capitalismo de Producción, sin embargo en el capitalismo deconstruído es el “medio”(dinero como forma de pago de todo intercambio) el que ha devenido en “fin”.

Podemos ilustrar el paralelismo del proceso filosófico de la Deconstrucción, entre el Lenguaje y la Economía, con el de la Deconstrucción de la Comunicación. Pensemos en cómo para los ancianos padres de la nueva comunicación (McLuhann por ejemplo), el Medio era el Mensaje. Del mismo modo, el Dinero-como-medio de pago es ya la misma Mercancía.

En los tres planos de análisis (el del lenguaje, el de la economía capitalista, el de la comunicación de los mensajes), observarán ustedes, que se produce el mismo fenómeno deconstructivo, consistente en un mecanismo oculto o poco visible a los ojos del observador. Esta no visibilidad,  en el proceso de “de-realización”, de “des-referencialidad”,  de “des-territorialización” aparece como sigue:
_ del signo lingüístico respecto a su cosa representada;  
_ del medio de transmisión respecto al mensaje a transmitir;
_ y por último, del  dinero-como-medio de pago  respecto a la mercancía-producida-como fin del intercambio.

Posteriormente a este triple proceso de "des-referencialidad" del "Representante" respecto a su "Representado", apreciaremos como el "Representante" ha simulado a su "Representado". Esta segunda fase del proceso deconstructivo, consiste en el hecho de que se ha dado la vuelta el fenómeno de la Representación. Darse la vuelta implica, además, simular, hacerse pasar por-prescindiendo de él (el Referente, lo Real, la Producción, el Mensaje).

Acabo ya, reseñando un aspecto importante referido al entorno o hábitat espacio-temporal, en el que se produce tal fenómeno de Deconstrucción del Capitalismo (entendido como Deconstrucción del Capitalismo-de-la Producción).

Ha sido posible su aparición, sólo en el entorno de un espacio-tiempo distinto al que existió en el viejo Capitalismo-de-la producción, cuyos principios se fundamentaban sobre el edificio de la teoría marxista sobre la “fuerza del trabajo” alienada. Estamos ahora, ante un espacio-tiempo cuya propiedad inherente y exclusiva es el de un “espacio global” y un “tiempo on-line”.

Estos dos parámetros que definen las condiciones espacio-temporales sobre las que mutó el Capitalismo hacia otra naturaleza, hacen que el antiguo “sistema económico” de la fuerza de Trabajo, la Producción y la Plusvalía se convierta en un “entorno económico”. Siendo así, que el Capitalismo se ha mutado de un “sistema” cerrado de los mercados de producción, en un “entorno” abierto de los mercados de capital.

Lo más paradójico del camino seguido por el Capitalismo en su proceso de deconstrucción respecto a aquello-de-real que identificaba a la Economía de producción, es que se entronca así de este modo, dentro del núcleo fenomenológico (y ontológico) de su adversario más feroz:  el pensamiento anti-capitalista, anti-metafísico y deconstructor del Ser. 

....Pues ¿qué espacio liso y qué tiempo no pulsado,  pueden superar al espacio-tiempo del Entorno de los Mercados de Capital? Si es que hablamos en terminología post-estructuralista.

Por otro lado, podemos quedarnos con la aceptación del propio Derrida acerca del Capitalismo:

" Finalmente, respecto a la sugerencia de que el propio capitalismo es deconstructivista, no tengo ningún problema en aceptarlo. El capitalismo en su propia teoría es auto-deconstructivista, pues no debe ser de otro modo. Ahora bien, esta auto-deconstrucción en realidad ¿no es algo que ya precede al capitalismo?, ¿no es el capitalismo en cuanto tal una fase que se da dentro del movimiento hacia la auto-deconstrucción iniciado con anterioridad a aquél? Pues no debe ser de otra manera. He utilizado la expresión auto-deconstrucción, pero esto no quiere decir que algo idéntico a sí mismo se desarticula a sí mismo, sino que es la propia auto-identidad, el propio autos el que es deconstruido. Éste es un movimiento que se comprueba por todas partes, siendo el movimiento capitalista un caso particular del mismo". ( La sociedad del pos-consumo y el papel de los intelectuales ,  Jacques Derrida con Karatani Kojin (crítico literario) y Asada AKIRA )






No hay comentarios:

Publicar un comentario

rillenri@gmail.com